19 abr. 2008

Ante las nuevas guerras religiosas

Ratzinger en Nueva York. Lo esperado: crítica del laicismo, en continuidad con Ratisbona, y apoyo del imperialismo humanitario de las Naciones Unidas, con tibias críticas al consejo de seguridad. ¿Rearme cristiano o santa alianza de monoteístas? En España, los Think Tank de derechas ya no se molestan en disimular sus simpatías con el Antiguo Régimen: el secularismo es lo mismo que el yihadismo en la medida en que ambos comparten como enemigo el cristianismo y la "libertad religiosa". ¿Saben los del GEES que el rey Abdulá está de su parte?

Un apunte sobre los fundamentos históricos del "rearme". No debería ignorarse que la constante apelación a las "raíces cristianas" de la civilización occidental, según la tesis del "rearme", no es neutral, está orientada sistemáticamente al olvido de los valores clásicos. La actitud científica hacia la mejora técnica y el descubrimiento de causas naturales, por ejemplo, tiene una clara raíz jónica, y en cierto modo resultó frenada por la escolástica cristiana antes de la revolución científica propiciada por el renacimiento. La tradición del liberalismo político, escéptica frente a las tentativas de la divinidad real, no es un invento de san Agustín o de los escolásticos españoles, es también una actitud específicamente romana. Y en cuanto a la idea de una moralidad universal, tampoco es un monopolio del personalismo cristiano. Al fín y al cabo, los Derechos del Hombre y del Ciudadano son el manifiesto de la revolución.