30 dic. 2007

Salvemos a los grandes simios

No, no me refiero tanto a la estrafalaria idea de otorgarles unos "derechos humanos" (1) que jamás podrían ejercer, sino al imperativo urgente de preservar los últimos hábitat naturales de nuestros más próximos parientes genéticos (chimpancés, bonobos, gorilas y chimpancés) con el fín de seguir estudiando las raíces de la naturaleza humana. Incluso es conveniente que la comunidad científica emplee platónicamente la agitación, la propaganda y el activismo moral, si esta narrativa ayuda a conservar vivos los programas de investigación. Al fín y al cabo, la NASA ha empleado el relato del contacto extrarrestre durante años con una finalidad semejante...

Actualmente los orangutanes (literalmente: "Personas del bosque") sólo se encuentran en el sudeste asiático, en las islas de Borneo y Sumatra -si bien se han hallado evidencias de su existencia también en Java, Vietnam y China. Es el único gran simio de origen no africano, y también el único primate estrictamente arbóreo. También se trata del gran simio más amenazado por la deforestación de su hábitat y el comercio ilegal, y algunos estudios calculan su extinción para dentro de sólo una década. Su población actual oscilaría entre los 12.000 y los 15.000 individuos en Borneo y entre 4.000 y 6.000 en Sumatra.

Aunque a menudo este hecho suele ser exagerado por la cultura popular, lo cierto es que los bonobos (pan paniscus) son probablemente los primates más parecidos a los humanos. Es una especie singularmente aislada que habita en las lluviosas selvas de la república democrática del Congo, con un máximo optimista de 50.000 individuos. La principal amenaza para su supervivencia procede de la tala a menudo ilegal de árboles en la selva del Congo Basin.

Los chimpancés (pan troglodytes) son los simios mejor conocidos sobre todo después de que Jane Goodall iniciara su estudio de campo en los años sesenta. En la actualidad se distribuyen en hasta 21 naciones africanas, pero su población ha disminuido alarmantemente de los 2 millones de individuos a los 150.000, debido al avance de la deforestación, la construcción de infraestructuras, o la caza ilegal.

En cuanto a los gorilas (troglodytes gorilla), nuestro más voluminoso pariente, tanto las especies que habitan la montaña como el llano tropical enfrentan un rápido peligro de extinción, debido a la última incidencia del virus Ebola, y a la caza comercial.

Así pues, de cara al 2008: ¡Salvemos a los Grandes Simios!

(1) El mismísimo Peter Singer en un comentario ubicado dentro de Primates and philosophers, matizaba: "Sin embargo, realmente no estoy en desacuerdo con de Waal cuando sugiere que en lugar de hablar de derechos de los animales, podríamos hablar de obligaciones hacia ellos. En la arena política las apelaciones a los derechos producen excelentes slogans, dado que pueden entenderse rápidamente como afirmaciones de alguien o algún grupo al que se le niega algo importante. Sin embargo, hablando como filósofo más que como activista, encuentro que las apelaciones a los derechos son insatisfactorias." (Pág. 154)