14 dic. 2010

La amistad es la clave del nexo entre religión y satisfacción vital

Desde filosofías inmovilistas y dogmáticas cuesta aceptar que conceptos tan aparentemente difusos como "felicidad" o "bienestar" puedan ser tratables por la ciencia empírica, pero expertos en la cognición como Daniel Kahneman no piensan lo mismo, y han empezado a emplear métodos cuantitativos con éxito. Ya existe, en concreto, un creciente acervo de conocimientos sobre las relaciones entre el bienestar, las redes sociales y la religión (normalmente pagado con fondos de la Templeton Foundation, hay que decirlo).

Para investigar en qué sentido se relaciona realmente la religión con la satisfacción vital y el bienestar, Chaeeyon Lim (Wisconsin) y Robert D. Putnam (Harvard) han realizado un análisis estadístico basado en la base de datos Faith Matters (2006-2007) cuyos resultados los publica American sociological review [PDF].

Según Lim y Putnam la mayor satisfacción vital que encuentran los creyentes (en comparación a los no creyentes) no depende esencialmente de la intensidad de las creencias o de la experiencia espiritual subjetiva, sino de la "experiencia colectiva". No son las creencias, sino la pertenencia a una comunidad lo que se entiende como central para entender el nexo entre bienestar personal y religiosidad. En este sentido, "sentarse solo en la iglesia" o sentir una fraternidad abstracta no sirven para mejorar las expectativas de satisfacción vital: lo importante para lograr esto es hacer amigos dentro de la congregación religiosa (curiosamente, Scott Atran ha documentado también el lado oscuro de la amistad religiosa congregacional).


Un gráfico inquietante: el impacto de la amistad
en la satisfacción vital es mayor a medida que
la identidad religiosa es más fuerte.


Este estudio -aún con las limitaciones características de cualquier trabajo sociológico centrado mayoritariamente en gente "weird"- debería ser comprendido también por las asociaciones seculares de "no creyentes" que intentan presentar una "alternativa" realista e informada a las congregaciones religiosas. Las asociaciones seculares deben tener en cuenta los datos de las ciencias sociales, que repetidamente ponen de manifiesto la vital importancia de los ritos colectivos, las redes sociales y de amistad en el fomento del bienestar individual (otro dato molesto es que las dudas religiosas se relacionan negativamente con los niveles de bienestar psicológico, o dicho de otro modo, ser "escéptico" puede ser bastante caro en términos psicológicos). Al fin y al cabo, el cultivo de la amistad es un tema típico de la tradición secular y naturalista desde Aristóteles, epicúreos y estoicos.



ResearchBlogging.org Chaeyoon, L., & Putnam, R. (2010). Religion, Social Networks, and Life Satisfaction American Sociological Review, 75 (6), 914-933 : 10.1177/0003122410386686