2 nov. 2010

El problema de la filosofía

Si la filosofía se vuelve demasiado naturalista, las disciplinas positivas puras y duras la desplazarán a base de codazos. Si se vuelve demasiado historicista, entonces la historia intelectual, la crítica literaria y otras disciplinas blandas dentro de las humanidades se la tragarán.
- Richard Rorty, Philosophy and the mirror of nature (La filosofía y el espejo de la naturaleza) (citado por Stoljar)

Daniel Stoljar sugiere que el fisicalismo, como punto de vista standard de la filosofía de más o menos el último medio siglo, serviría aparentemente para reconciliar la tensión entre las humanidades y las ciencias positivas, en la medida en que acepta una "visión del mundo" científica pero al mismo tiempo intenta resolver, de un modo que no es ni científico-positivo ni literario en sí mismo, los conflictos que surgen entre los supuestos fisicalistas y los supuestos de la vida diaria. Al menos como punto de partida, el fisicalismo (el punto de llegada es otra cosa) sería nada menos que el método de supervivencia de la filosofía como disciplina independiente.

Lo que escribe Rorty, por cierto, es una profecía cumplida en el caso de la facultad donde yo tuve ocasión de estudiar filosofía, tragada hoy literalmente por las humanidades. Es inevitable pensar que este final pudiera haberse evitado o postergado apostando académicamente por el fisicalismo en lugar de por la hermenéutica. No es que no se viera venir desde hacía tiempo.