1 feb. 2010

Neuroley

Lo que llaman "neuroley" es un área tecnológica y de investigación emergente que trata sobre la intersección entre los temas jurídicos tradicionales y la neurociencia cognitiva y social (Ver Norman et al., 2009). Anabelle Belcher y Walter Sinnott-Armstrong (2010) describen en un breve artículo los principales desafíos y las críticas que plantea: ¿En qué sentido las evidencias y los métodos de la neurociencia pueden aplicarse en casos legales particulares? ¿Puede realmente confiarse en las técnicas neurolegales? De hecho, la recepción de esta disciplina es controvertida: desde los entusiastas que sostienen que la neuroley "lo cambiará todo" (Greene y Cohen, 2004) (PDF) a los más afilados "neuroescépticos" que denigran una gran parte de este trabajo como "neurobasura".

Las técnicas neurocientíficas más interesantes para la práctica jurídica tendrían que ver esencialmente con la detección de estados mentales. La "huella digital del cerebro" (Brain Fingerprinting) o la "Firma Cerebral de Oscilaciones Eléctricas Cerebrales" (Brain Electical Oscillations Signature) pretenden emplearse para localizar el "conocimiento culpable" de los acusados, pero sus rendimientos también son controvertidos. Tecnologías similares prometen incoporarse incluso a la seguridad de los aeropuertos, como se ha conocido recientemente.

'Fingerprinting': El acusado Terry Harrington fué exculpado tras superar el test en 2005

La responsabilidad criminal es un área particularmente influída por los avances de la neurociencia, en la medida en que puede aportar evidencias en torno a lesiones, tumores o enfermedades cerebrales que afectarían de forma decisiva al sentido de la responsabilidad y el "libre albedrío" presupuesto (un análisis filosófico reciente: Sie y Wouters, 2009) (PDF) en  los acusados.

Más fabuloso resulta algo que hasta ahora sólo habíamos entrevisto en la ciencia-ficción: la pretensión de predecir el comportamiento criminal futuro, mediante "marcadores neurales" que sirvan, junto a otras evidencias, para identificar a posibles psicópatas, sociópatas ("personalidades peligrosas" en Inglaterra) o delincuentes sexuales.

Por último, técnicas de neuroley podría servir para explorar y detectar las bases neurales de los prejuicios cognitivos en el jurado, los testigos o incluso en los mismos jueces, ayudando a crear entornos judiciales que reduzcan el efecto de estos prejuicios.


ResearchBlogging.org Belcher, A., & Sinnott-Armstrong, W. (2010). Neurolaw Wiley Interdisciplinary Reviews: Cognitive Science DOI: 10.1002/wcs.8