7 ene. 2010

La psicología de la violencia extrema

En su última película, es como si Tarantino se hubiera limitado a trasladar los malditos bastardos de Reservoir dogs hasta la Alemania nazi. Pero los criminales de guerra no son sólo psicópatas corrientes, pese a compartir los rasgos comunes de la "personalidad autoritaria". De esto trata un artículo publicado en Frontiers of Behaviorial Neuroscience.

La principal diferencia parece residir en el hecho de que los serial killers y psicópatas comunes no estarían capacitados para desarrollar una "teoría del mundo" capaz de reivindicar su empleo de la violencia, a diferencia de los criminales de guerra (Hitler, Stalin...) que fueron capaces de crear ideologías racionalizadoras de la crueldad.

La personalidad del psicópata agresor, sea político o casero, está marcada por lo que llaman "síndrome autoritario", que incluye: egocentrismo extremo, crueldad, ausencia de remordimientos y polarización social (idealización del grupo de pertenencia y estigmatización del grupo percibido como amenaza). El hecho de que otros rasgos característicos, como la culpabilización de la víctima, sean psicológicamente destructivos explica que muchos de los conflictos basados en violencia extrema sólo puedan resolverse de forma agónica. La encarcelación o la terapia difícilmente resuelven el problema porque habitualmente son procedimientos que sirven para reforzar las justificaciones y las narrativas de los violentos.

Algunas disfunciones sociales son fuertes predictores de la personalidad autoritaria: maltrato infantil, violencia interparental, ruptura familiar o bajo nivel socio-económico. Lo que es más grave, ciertas circunstancias sociales favorecen el camino hacia el genocidio. La brutalización de la sociedad, el triunfo del "consenso fascista" y un evento desencadenante (como el revés de la campaña oriental nazi en la II guerra mundial) pueden convertir a un puñado de "malditos bastardos" en criminales políticamente útiles.



ResearchBlogging.org Phillip Cotter (2009). The Path to Extreme Violence: Nazism and Serial Killers Front. Behav. Neurosci. : 10.3389/neuro.08.061.2009