14 oct. 2009

El alma tampoco está en la corteza prefrontal

El neocortex es la adquisición más importante en el cerebro de los mamíferos, aunque sus órigenes pueden rastrearse hasta los reptiles del periodo carbonífero. Pero lo que parece que nos convierte en primates especiales 1, es el desarrollo más reciente de la corteza prefontal y las áreas perisilvianas relacionadas con el lenguaje. El conocimiento de estas áreas funcionales no sólo alumbrará la comprensión de nuestras únicas habilidades mentales, sino también de los desórdenes neuropsiquiátricos relacionados específicamente con ellas: dislexia, autismo o esquizofrenia, que no encuentran análogos en los cerebros de los demás mamíferos.

De acuerdo con Larry Arnhart, este trabajo de Nature avala algo así como "la evolución emergente del alma en el cerebro" (aunque Arnhart no especifica a qué clase de alma se refiere). En cualquier caso, el paper de Pasko Rakic, de la escuela de medicina de Yale, guarda un completo silencio con respecto a espíritus o entidades inmateriales; Rakic realmente escribe sobre corticogénesis, interneuronas neocorticales, genes, etcétera.

El concepto filosófico o religioso de "alma" apenas ayuda a comprender el texto y los debates científicos actuales, y cabe preguntarse si el fuerte programa naturalista de la neurociencia no termina eliminando, de hecho, el antiguo lenguaje.

Lo que ciertamente no queda eliminado, en cualquier caso, es el ancestral sentimiento de admiración que siempre provoca la ciencia: Hipatia hoy sería neurofilósofa, no me cabe ni la menor duda.

La evolución de la corteza prefrontal



ResearchBlogging.org1 Rakic, P. (2009). Evolution of the neocortex: a perspective from developmental biology Nature Reviews Neuroscience, 10 (10), 724-735 DOI: 10.1038/nrn2719