26 jul. 2009

Por qué el principio de la selección natural no es una tautología

Está disponible un interesante borrador de Steve Harnad (2009) criticando una conferencia de Jerry Fodor sobre "la equivocación de Darwin". En resumen, Fodor considera que el principio de la selección natural (PSN) descubierto por Darwin no es una genuina ley natural sino una tautología sin contenido empírico (similarmente a la objeción de Popper) y en consecuencia una explicación histórica post-hoc sin carácter predictivo. Además, Fodor sostiene que lo mismo es verdad para rechazar el criterio de Skinner sobre el aprendizaje natural, a causa de la "pobreza del estímulo" descubierta por Chomsky en la teoría conductista sobre la adquisición del lenguaje.

Harnad explica que el PSN no es una tautologia, sino una especie de requisito ontológico cuyo éxito metodológico contrasta con las explicaciones pre-darwinianas o más bien pre-evolucionistas (según "la teoría de la creación", Dios mismo puso ahí a las especies y según la teoría del "estado estacionario" las especies siempre han estado ahí).

El éxito metodológico del PSN hoy en día, en contraste con la irrelevancia científica del "Diseño Inteligente" y alternativas, queda ampliamente certificado por 1) el hallazgo de los mecanismos de la herencia, que propician la maduración de la teoría genética a partir de Mendel y 2) el fructífero programa de investigación que intenta explicar lo qué ocurría en los ambientes ancestrales para que unos rasgos fueran transmitidos con más éxito que otros.

El mérito de Darwin consiste en haberse dado cuenta de algo no precisamente obvio: el hecho de que realmente existe un proceso de variación y retención de rasgos heredables en los organismos vivos, y que este proceso es el requisito más plausible para explicar "el origen de las especies", a diferencia de las teorías no evolucionistas. El principio de la selección natural no necesita la premisa "Mentalista" de Fodor. Necesita sólo reconocer que existe de hecho un proceso semejante al que describe la selección natural, y esto es algo que no puede establecerse de ningún modo "a priori". Por eso el principio de la selección natural no es una tautología o una trivialidad no empírica del tipo "Lo que pasa, pasa".

Vía.