15 jun. 2009

Revolución en Irán

Declaración del Partido Comunista de Irán sobre la protesta popular que ha seguido a la farsa electoral

Las protestas que han asolado a la sociedad representan la erupción del odio y la cólera reprimida del pueblo contra todo el régimen islámico de Irán. Estos esfuerzos tuvieron lugar en la forma de una protesta contra la farsa electoral y sus aún más fraudulentos resultados, pero están transformándose rápidamente en una ofensiva revolucionaria del pueblo contra la república islámica. Ahora, incluso para esa parte de la sociedad que por alguna razón creía posible cambiar las cosas a través de las elecciones, está quedando cada vez más claro que no se trata sólo de señalar a la banda de Khamenei-Ahmadinejad, sino a todo el régimen islámico.

Junto a las campañas, los debates de televisión entre candidatos y el modo tan retrógrado en que se decidieron y anunciaron los resultados, las elecciones han sido un disparo en el pie del régimen. Durante estas "elecciones" los líderes más altos del régimen dejaron al descubierto el oscuro record de 30 años a cargo de su sistema criminal, de saqueo y represión. En consecuencia, fué el propio régimen islámico el que determinó el veredicto de su propia ilegitimidad y condena delante de millones de personas. Los vencedores de estas "elecciones" no han sido Ahmadinejad o Khamenei, ni ninguna otra banda del estado, sino el movimiento revolucionario del pueblo para derribar el régimen. La gente está votando con sus pies para terminar con este régimen vil. Los represores del pueblo han establecido una "maniobra de poder", pero de hecho esto solo muestra el poder del pueblo en las calles. Hoy, la absurdidad y la futilidad de la reforma y el cambio gradual, por una parte, y la legitimidad de la revolución, la necesidad de la revolución y la deseabilidad de la revolución, por otra, está ganando terreno y fuerza en la sociedad. El pueblo está ensayando la revolución.

Hoy el movimiento revolucionario del pueblo para derribar el régimen islámico, y el partido comunista de los trabajadores como su representante y estandarte, han ganado una posición mucho más favorable y válida en la sociedad. El WPI da la bienvenida a la situación y llama al pueblo revolucionario de Irán para que se manifieste en las calles en torno a los slogans y las políticas del Partido, anunciadas diariamente en New Channel TV, el "Canal de la Revolución". El partido llama al pueblo a que tome las calles con sus demandas de libertad e igualdad, con el slogan "No queremos el régimen islámico". Debemos parar el trabajo en todas partes y convertir cada fábrica, universidad, escuela y vencindario en una barricada de la revolución contra la república islámica. Debemos eliminar el velo y abolir el apartheid sexual con el poder del pueblo. Debemos imponer las libertades políticas sobre el régimen islámico con el poder revolucionario del pueblo. Debemos llamar a la inmediata liberación de todos los prisioneros políticos y abrir las puertas de las prisiones. Debemos ampliar las divisiones entre los matones islámicos en el poder. Debemos transformar el cuerpo de las fuerzas de seguridad en parte de la revolución popular, paralizando las fuerzas armadas del régimen y dejándolas fuera de combate. Debemos provocar una situación en la que el pueblo salga a las calles por millones y envíe a la república islámica, con sus ejecuciones, apedreamientos, pobreza, desempleo y velo, al basurero de la historia.

La condición para la victoria de la revolución contra la república islámica es conseguir unidad de organización y un liderazgo inteligente y determinado sobre el movimiento revolucionario. El WPI es el partido para esta tarea. Llamamos al pueblo revolucionario para que se organice en torno a la insignia del partido. Nosotros, el partido del pueblo, convertiremos la revolución contra el detestable régimen en que está atrapada la república islámica en una revolución para la libertad y la igualdad.

¡Abajo la república islámica!
¡Larga vida a la república socialista!

Worker-Communist Party of Iran