9 jun. 2009

¿Quién teme a la blasfemia?

Pigliucci publica un comentario claro y devastador en su blog (traducido aquí) sobre las contradicciones que provocaría legislar contra la blasfemia en sociedades supuestamente liberales y abiertas. El conflicto de intereses entre los países de la Conferencia Islámica abiertamente interesados en limitar la libertad de expresión, no sólo choca contra las tradiciones liberales (carta de la UE, Declaración de Derechos Humanos, sentencias de la Corte Suprema de los EE.UU...) sino contra la oposición de los políticos y activistas conservadores cercanos al fundamentalismo cristiano que aún lamentan que la blasfemia siga siendo "gratis". Según la baronesa católica Detha O'Cathain -conocida también por oponerse al matrimonio homosexual-, por ejemplo, la cuestión esencial es "¿Deberemos sustituir las creencias cristianas y reemplazarlas por creencias laicas? Durante todo el tiempo en que ha existido un país llamado Inglaterra, siempre ha sido una nación cristiana, reconociendo públicamente al Dios único y verdadero." - ¿Suena de algo?

Aquí proponen celebrar un "dia internacional de la blasfemia" para el próximo 10 de septiembre de 2009.