3 jun. 2009

La actitud anti-ciencia de la política europea

Ante las próximas elecciones al parlamento europeo, los debates politicos continúan basándose en el populismo, el sentimentalismo místico y el análisis ideológico. Los políticos, no menos que muchas comunidades religiosas y otras corporaciones privadas, incluso alimentan sentimientos anticientíficos interesados que recopila un artículo de The Guardian. Como muestra, el manifiesto de los conservadores europeos menciona una sola vez la palabra "ciencia" y el de los laboristas (o socialistas") ni siquiera una. Este mismo artículo se refiere al trabajo que publican dos blogs científicos, Lay Science y SciencePunk, a cerca de las opiniones científicas de los partidos británicos. Algunas posiciones no son lo suficientemente claras y otras resultan extravagantemente desalentadoras, como el apoyo explícito de los "verdes" a la financiación pública de las llamadas "terapias alternativas".

Ya en España, la palabra "ciencia" ni siquiera aparece en el programa electoral del PSOE ("científico" aparece sólo una vez aunque "cultura" lo haga hasta 11 veces), a pesar de que muchas políticas, como "una economía verde contra el cambio climático" exigirían claramente la incorporación de criterios científicos a la toma de decisiones.

Izquierda Unida tampoco dedica ningún apartado específico a la ciencia en su programa. Las palabras "conciencia" y "eficiencia" de hecho, son mucho más repetidas.

El partido popular se lamenta de que los indicadores de ciencia y tecnología de la OCDE sitúen a la Unióen Europea y a España por debajo de los EE.UU o Japón en inversiones, y aboga por crear un "espacio común de la ciencia" en Europa. También prometen "impulsar las vocaciones científicas", aunque no sabemos nada de cómo piensan hacerlo (una excelente medida, por ejemplo, sería rebajar el grado académico de las actuales licenciaturas en media studies: como periodismo y comunicación audiovisual). Los populares también promoverían un debate sobre la energía nuclear "basado en las evidencias científicas".

UPyD también afirma la voluntad de potenciar el "Espacio Europeo de Investigación" y la libre circulación del conocimiento dentro del mercado europeo. Pero sigue sin estar muy claro si los partidos españoles están por el "open access" en la información científica producida en Europa. En realidad, a pesar de que la UE gasta enormes sumas de dinero en áreas como la nanotecnología, los alimentos genéticamente modificados o la investigación con células madre, la posición de todos los partidos sobre estos asuntos continúa siendo poco clara o bien meramente ideológica y voluntarista.