14 sept. 2008

El cerebro paranormal

Los neuropsicólogos y neuropsiquiatras están interesados en estudiar las patologías de las creencias (la formación de sistemas de creencias aberrantes) porque nos pueden enseñar de qué forma el cerebro "sano" cree lo que cree.

Una patología de la creencia, o una ilusión, puede describirse siguiendo la definición ofrecida por el Manual Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-IV, 1994 Pág.765):

Ilusión (creencia patológica): Una creencia basada en una inferencia incorrecta de la realidad que es firmemente sostenida a pesar de que el resto de la gente cree lo contrario, y a pesar de que hay pruebas incontrovertibles y obvias de que lo que se cree es falso.

Los neuropsicólogos y neuropsiquiatras han creado taxonomias de ilusiones, o creencias patológicas, englobadas genéricamente bajo el nombre de ilusiones de identificación.

Hay personas que son capaces de creer cosas tan extravagantes como estas:

  • Ilusión de Cotard, también conocida como creencia, o ilusión nihilistica, en la cual una persona cree que esta muerta.
  • Ilusion de Capgras, la creencia patológica de que una persona cercana, usualmente la esposa, o un familiar cercano, ha sido reemplazado por un impostor idéntico.
  • Sindrome de Fregoli, la creencia patológica que todas las personas son la misma y única persona, solo que cambian en sus apariencias
  • Intermetamorfosis, las personas creen que una parte de su cuerpo se ha transformado en otra cosa (otra parte del cuerpo...) o que una parte de su cuerpo no les pertenece.
  • Paramnesia reduplicativa, la creencia patológica de que un objeto, un lugar, un edificio, o una persona, ha sido sustituida por otra.
  • Anosognosia, la negación de que uno padece una enfermedad cuando de hecho es así, debido a un déficit en el hemisferio derecho del cerebro.

Pero la mayoría de estas creencias son causadas por algún déficit neurológico y la formación de creencias patológicas en el cerebro afectado por algún daño, o déficit neurológico, no tiene paralelismo alguno en el cerebro "sano", y por tanto, esta subclase de creencias patológicas todavía no nos dice mucho sobre la formación de creencias no-anómalas.

Las creencias paranormales son ese tipo de creencias a medio camino entre el cerebro "sano" y el cerebro neurológicamente afectado que puede unir las creencias "anormales" con las "normales".

La experiencia y el razonamiento paranormal no solo interesan a los neurocientíficos cognitivos porque puede describirnos el modo en que las creencias se fijan y bajo que términos normativo-racionales lo hacen.

También, la experiencia y razonamiento paranormal, son interesantes porque es del mismo modo un medio para acercarnos más al proceder de una forma de razonamiento extremadamente útil y adaptativo en el ser humano: la creatividad.

Y del mismo modo, investigar la experiencia y razonamiento paranormal, nos puede dar muchas pistas sobre la idea tradicional que afirma el posible vínculo existente entre la creatividad y el "genio" de la locura.

Esto es así, porque entre las creencias patológicas provocadas por un insulto neurológico y el funcionamiento normal del cerebro "sano" y la genialidad de un cerebro creativo, se encuentra el cerebro paranormal.

La mente paranormal tiene una gran disposición a asociar coincidencias y atribuir un sentido a eventos triviales y aleatorios, lo cual le puede llevar a creer en toda una gama de experiencias paranormales, entre ellas la percepción extrasensorial, la telepatía, la precognición, la  clarividencia, etc.

La mayoria de estas percepciones y experiencias paranormales estan basadas en varios factores cogntivos que forman creencias que malinterpretan experiencias normales pero que todas las personas tenemos como parte de nuestra maquinaria cognitiva que usamos para relacionarnos con el entorno.

Desde errores egocéntricos donde las personas asumen una sobre-reponsabilidad en la realización de determinadas acciones que un observador externo no lo veria asi, hasta una sobresensibilidad sensorial a la violacion de nuestras expectativas, o el funcionamiento de sistemas cognitivos de atencion selectiva que se "disparan" ante informacion irrelavante.

Los neurocientíficos cognitivos y los neuropsiquiatras estan amasando un vasto conocimiento sobre los mecanismos cognitivos que subyacen a la formación de creencias, sean estas creencias patologicas, creencias típicas, o creencias paranormales.

Este conocimiento nos puede servir para entender por qué la experiencia y el razonamiento, que no es ni anormal, ni normal (sino paranormal) es universal con manifestaciones en todas las culturas y a la lo largo de la historia.

LECTURAS: Distinguishing science from pseudoscience, Paranormal, superstitious, magical and religious beliefs, Associative proccesing and paranormal belief, Brain electric correlates in strong belief in paranormal phenomena


- Anibal Monasterio Astobiza


Carl Gustav Jung, psicoanalista suizo (1871-1961). Sugirió el "principio de sincronicidad", una especie de vínculo "acausal" entre fenómenos psíquicamente relacionados, como posible explicación de los fenómenos paranormales. Hoy sabemos que la tendencia a reconocer coincidencias y sincronismos psíquicos es más probable en personas con dosis elevadas de dopamina en el cerebro, una singularidad mental que puede ser inducida también mediante psicofármacos.