31 ene. 2014

Nature se excusa ante el feminismo

Nature es la revista con más impacto científico del mundo, junto con Science. Ambas vienen a ejercer un dominio prácticamente dictatorial en la publicación de ciencia, como se ha señalado varias veces. Semejante posición, sin embargo, implica el pago de ciertos tributos.

En Twitter he mantenido esta agradable conversación con el editor online de la revista. Al menos a juzgar por esta intervención la prestigiosa revista británica tiene al frente gente bastante maleducada e intelectualmente frívola:






Básicamente, Nature ha publicado una nota de disculpa por haber publicado una carta en la que se hacía la increíblemente ofensiva sugerencia de que la ciencia debería preocuparse por publicar cosas de calidad, y no por seguir ninguna agenda ideológica. Nature rectifica y ahora considera que este comentario "no añade nada de valor a la discusión y la calienta innecesariamente".

Se puede tachar el incidente como anécdotico, ya que trata sobre la publicación de una carta, pero lo cierto es que con sus aspavientos moralistas Nature pone claramente por delante la corrección política a la libertad académica y de expresión. Efectivamente, no hay ninguna razón para que las grandes revistas académicas y científicas no cedan ante otros colectivos ofendidos, al frente de agendas extracientíficas, como los creacionistas o cualesquiera otros.

Tiempos recios, y chorras.