2 ene. 2014

Asco y política

El asco es una emoción con interesantes ramificaciones. Existen enrevesadas conexiones entre el asco y las fobias, o entre el asco y las preferencias religiosas y políticas. Junto con otros rasgos psicológicos básicos, parece ayudar a configurar nuestro modo de pensar sobre cuestiones básicas. La “escala de asco” es uno de los tests que cualquiera puede hacer después de completar un sencillo registro.

Estos son mis resultados personales en los test sobre 1) sensibilidad a la repugnancia, 2) fundaciones morales y 3) “5 grandes de la personalidad”.

1) Soy significativamente más sensible al asco y disgusto que la media:


2) Soy más autoritario y puritano que los conservadores medios:


3) Y mucho más introvertido y neurótico que la media:


Las personas que son menos abiertas a las experiencias, que tienen más escrúpulos, y que tienen menos capacidad para alcanzar acuerdos, en general tienden a orbitar hacia ideologías políticas conservadoras, así que, en general, los resultados son bastante consistentes con mi propia ubicación ideológica tal como se desprende de otros test que también están disponibles en internet. Con la única excepción del rasgo de “apertura” en el tercer test (pensaba que tendría menos apertura que la media).

Esta es mi ubicación en el diagrama del test de Nolan: "Centro-derecha":




Y esta es mi ubicación en politicaltest.net: "Patriota burgués"




Los valores situados a la derecha y la izquierda parecen coincidir a grandes rasgos, por cierto, con lo que por aquí sugerimos llamar valores de tipo "espartano" y "ateniense". Mi tipo es claramente "espartano" según esto (con la excepción de un moderado secularismo, pero esto es lo que tiene ser un spinozista de derechas).