10 oct. 2013

¿Son “machistas” los gorilas?

Gorila del zoo de Cincinatti

Los propietarios del zoo de Dallas han decidido trasladar a "Patrick", un gorila de 115 kg., a un nuevo emplazamiento, debido a la peculiar agresividad de este ejemplar. Por lo visto, a "Patrick" le desagradaba la compañía de otros gorilas y molestaba especialmente a las hembras. Algunos periodistas científicos se preguntan ahora si esta clase de conducta animal puede etiquetarse como "sexista".

Para Barbara J. King rotundamente los animales no pueden ser "machistas": "en su mayor parte tratamos con actos llevados a cabo por hombres en contra de mujeres y estas acciones ocurren dentro de sistemas culturales únicos de poder y opresión". Para ratificar esta impresión, King pidió la opinión de dos académicos que no trabajan directamente con animales, una filósofa y una profesora de "estudios de mujeres" que, como cabía esperar, confirmaron su punto de vista. Una de estas académicas, Erin Tarver, que da clases de filosofía en un colegio de Oxford, acaricia la falacia moralista: "una vez que creemos en que la dominación masculina es simplemente natural, hay un pequeño paso para creer que es inevitable y, para ciertas personas, que es un mandato divino". Un argumento típicamente antievolucionista y antidarwinista que no le anda muy lejos al rechazo de los líderes religiosos a la tesis de la continuidad entre hombres y animales. Yo creo que lo que está en el fondo es el dogma de la unidad y excepcionalidad de la "naturaleza humana". Allí donde los religiosos sitúan la gracia santificante, los académicos de género sitúan la "cultura" y la educación.

Puede resultar pintoresco llamar "sexista" a los gorilas, pero el asunto es complicado. Lo cierto es que existen interesantes continuidades entre las conductas de los primates y la organización social humana. No siempre es fácil establecer fronteras nítidas entre el comienzo de las instituciones "humanas" y el resto. El "sexismo" realmente puede tener una historia profunda, como sugiere Sarah Blaffer Hrdy, para quien el "patriarcado" no nació en Mesopotamia, sino en la "sabana" ancestral, es decir, en definitivas cuentas más cerca de nuestro pasado común con los demás primates que de los tiempos históricos.