2 ago. 2013

¿Qué es la “Ilustración oscura”?

“Ilustración oscura” (“Dark enlightenment”) es un término de acuñación reciente en internet que designaría una especie de “nube” de posiciones ideológicas distribuídas de modo difuso. Abarcaría un conjunto muy heterogéneo de pensadores, científicos, “bloggers”, etc, en general del entorno angloparlante, que comparten un creciente escepticismo o una abierta oposición hacia lo que podríamos llamar “síntesis progresista” de la Ilustración y la modernidad.

Esta nueva taxonomía reaccionaria es muy compleja, incluyendo desde tradicionalistas cristianos a futuristas de la singularidad. Se ha vinculado con la Ilustración oscura, para poner algunos ejemplos, a Razib Kahn, Peter Frost, Steve Sailer, Gregory Cochran y Henry Harpending, Charles Murray, Eliezer Yudkowsky, entre otros.

Los "ilustrados oscuros" son escépticos con distintas posiciones de la síntesis progresista:

Cosmopolitismo y el humanitarismo

Los estados y las identidades nacionales son fronteras arbitrarias del pasado que es necesario eliminar para llegar, en el porvenir, a la ciudadanía universal y a un gobierno mundial regido por la ética de los derechos humanos. 

Según la Ilustración oscura, la humanidad está dividida de facto en grupos étnicos, culturales y nacionales con intereses heterogéneos. Probablemente nunca existirá un gobierno mundial y, en consecuencia, tampoco una “Paz perpetua” kantiana entre naciones. De hecho este “particularismo” nacional es lo único que asegura unos niveles aceptables de paz, seguridad, libertad y prosperidad.

Aunque no hay nada negativo en sí en la amabilidad con los extranjeros o en la solidaridad voluntaria, el altruísmo puede volverse de hecho patológico cuando la gente sacrifica sus intereses persiguiendo un ideal humanitario exótico. Por otra parte, se han esgrimido en distintas ocasiones argumentos económicos que discuten los efectos benéficos de la cooperación y la llamada “ayuda al exterior”. 

Igualdad de “género” 

Las diferencias entre hombres y mujeres son moderadas, inexistentes o debidas a las normas sociales (por ejemplo, el “patriarcado”). Las políticas de la igualdad conseguirán una igualdad de oportunidades y de resultados entre sexos. 

Para los "ilustrados oscuros" hombres y mujeres difieren en una multitud de rasgos físicos y cognitivos. Los "roles de género" no explican la totalidad de estas diferencias. Más bien, son un producto de la evolución humana y en particular de la selección sexual. La razón por la que hay menos físicas o filósofas, pongamos por caso, no es la opresión y las “amenazas de estereotipo”. Tampoco una opresión estructural explica que haya menos hombres estudiando la carrera de humanidades o psicología.

Las políticas de “igualdad de género” apoyadas en medidas de “discriminación positiva”, por otra parte, producen consecuencias inesperadas, como aumentar las diferencias de personalidad básica entre hombres y mujeres.

Revolución sexual 

La reforma de las costumbres sexuales y la retirada de las restricciones tradicionales aumenta nuestra libertad de elegir. Todas las opciones sexuales, liberadas del imperativo reproductivo biológico, son respetables e iguales en valor. 

Los "ilustrados oscuros" subrayan que la llamada “revolución sexual” tiene costos. La normalización, sino de comportamientos heterosexuales u homosexuales fuera de la norma tradicional y en su conjunto una cruenta revolución de las costumbres sexuales en parte es reponsable de la decadencia de la familia biológica. Desde los años sesenta del siglo pasado esto se aprecia en el aumento de las enfermedades de transmisión sexual, en la tasa de divorcios, en el crecimiento de los hogares con personas solteras (“una nación decadente se llena de solteros”, decía el ilustrado radical Holbach), o en el aumento exponencial de hogares monoparentales con consecuencias socialmente catastróficas. Que haya un 40% más de infidelidad femenina sólo en los últimos 20 años, por ejemplo, no significa que estemos entrando en un Edén hippy, sino mucho más probablemente que hay menos restricciones para la hipergamia femenina y mas desigualdad reproductiva.

Nota bene. "Desigualdad reproductiva" no significa menos sexo. De hecho, la "revolución sexual" realmente ha podido suponer más sexo, incluso para los hombres de menos status. Roy Baumeister:

Los hombres aún no consiguen todo lo que quieren, pero tienen mucho más de lo que ha sido la norma, a mucho menor riesgo. A lo largo de la mayor parte de la historia, la mayoría de los hombres jóvenes o bien no tenían sexo en absoluto, o bien sólo tenían ocasiones furtivas que estaban acompañadas por un riesgo importante de embarazos (...) En términos relativos los hombres modernos viven en una edad sexual opulenta, aunque la satisfacción sigue siendo elusiva (Is there anything good about men?, Pág. 229).

Es decir, es posible que la revolución sexual haya traído más sexo para todos, aunque con el coste de hacerlo más artificial. En lo que ha tenido un impacto muy negativo es en las relaciones sentimentales estables entre hombres y mujeres capaces de tener éxito reproductivo.

Biodiversidad humana

Las razas humanas no son una realidad biológica sino una construcción social. De existir, las diferencias raciales son superficiales y no afectan a los aspectos profundos de la “humanidad” subyacente. En todo caso, las diferencias visibles se deben a la opresión (normalmente de los europeos).

La especie humana, como explicaba el biólogo darwinista Theodosius Dobzhansky,  es una especie politípica. Aunque hoy los biólogos no suelen hablar ya de "razas" humanas sino de "climas" o "poblaciones", las variedades humanas poblacionales son una realidad biológica y no únicamente una “construcción social”. Para los "ilustrados oscuros" hay varias "naturalezas humanas" que reflejan historias evolutivas diferentes y afectan aspectos tan heterogéneos como la inteligencia general, las habilidades físicas o las estrategias reproductivas. Ninguna población o "raza" humana es esencialmente superior a otra en términos generales, pero los "ilustrados oscuros" subrayan la necesidad de analizar el comportamiento humano a la luz de esta biodiversidad humana.

Libertad académica y de expresión

La libertad de expresión está limitada cuando se suponen afectados grupos o minorías protegidas.

Controlar al científico es un suicidio intelectual y no deben existir temas especialmente protegidos, como las creencias religiosas, las diferencias de género o raciales, las diferencias nacionales en inteligencia general, etc. No está justificado el acoso académico, el desprecio intelectual ni el apagón mediático por razones ideológicas. El único modo válido de refutar un argumento científico o racional consiste en presentar evidencias y argumentos en sentido contrario, y no en apelar a supuestas consecuencias morales.

Eurocentrismo

Todas las culturas tienen un valor equivalente. "Salvaje es el que llama a otro salvaje" 

Aunque todas las culturas tradicionales están adaptadas con éxito a su entorno, como ya comprendieron los antropólogos evolucionistas del siglo XIX no todas han alcanzado el mismo nivel de desarrollo. Los hombres europeos y occidentales de hecho han contribuído desproporcionadamente con sus logros conjuntos en las artes, la técnica y las ciencias.

Otra vez, nota bene. No habría que entender por “Europa” o por Occidente ni una unidad armoniosa de razas y culturas, ni el concepto provinciano de los llamados hoy “nacionalistas blancos”, que consideran al tipo nórdico el europeo por excelencia. El área de influencia europea es muy extensa y porosa: abarca desde Grecia a Roma, desde la cristiandad medieval al Imperio católico español y la Europa de “las luces”. La misma idea de “Ilustración” es, con las salvedades precisas, básicamente europea.