19 ago. 2012

El primer gran compositor judío



Feldman (1926-1987) en un programa radiofónico emitido en 1989:


Recuerda que soy un neoyorquino y un neoyorquino no piensa sobre la Yiddishkeit (Judeidad). Piensas sobre la judeidad cuando vives con sólo 5.000 judíos en Frankfurt. No pienso en mí como judío en Nueva York, pero sí que me lamento de algo que tiene que ver, digamos, con Schubert dejándome. Realmente no siento que esto ya sea necesario.

Lo único que se aplica a mí, ya que hablas de Yiddishkeit, es el hecho de que, dado de que soy judío, no me identifico con, digamos, la música de la civilización occidental. En otras palabras, cuando Bach nos da una “disminución de la cuarta” (diminished fourth), no soy capaz de responder, cuando una disminución de la cuarta significa “Oh, Dios”, no puedo responder a esa disminución de la cuarta como un símbolo...

Aquello de lo que se lamenta mi música, no puedo decirlo exactamente... Quizás sea algo de lo que no esté particularmente dispuesto a hablar en público, pero de lo que sí hablo en privado. En cierto modo, sí creo con George Steiner que después de Hitler, quizás no deba haber más arte...porque esos valores han demostrado ser nulos. Ya no tienen ninguna base moral. ¿Y cuál es nuestra moral en la música? ¿La moral de la música es la música alemana del siglo XIX, no? En esto sí que pienso.

Y sí pienso en el hecho de que quiero ser el primer gran compositor que es judío.