6 feb. 2012

Menos inteligencia, más conservadurismo, más prejuicios sociales

La inteligencia tiene implicaciones importantes en el comportamiento social y, según un estudio de Gordon Hodson y Michael A. Busseri, también influye significativamente en la ideología. Aunque no todos los conservadores tienen prejuicios sociales graves, y no todas las personas que tienen prejuicios sociales graves son conservadoras, de hecho las ideologías "de derechas" y autoritarias podrían representar un mecanismo importante a través del cual las habilidades cognitivas conducen hacia el prejuicio social (por ejemplo, hacia el prejuicio contra homosexuales).

Uno de esos descubrimientos desagradables de las ciencias humanas es que las personas con una menor inteligencia general tienden a "gravitar hacia ideologías conservadoras de derechas que mantienen el status quo, capaces de proporcionar una estabilidad psicológica y un sentido del orden" (Jost et al., 2003). Es más, también hay evidencias previas de que los niños menos inteligentes tienden a apoyar ideologías conservadoras cuando se convierten en adultos (Schoon et al., 2010). 

Hodson y Busseri han propuesto un modelo según el cual una menor inteligencia predice más ideología conservadora, y más ideología conservadora predice a su vez más prejuicios hacia (y menor contacto con) personas de otros grupos sociales. En la muestra del trabajo, los autores han examinado los datos longitudinales procedentes del National Child Development Study y del British Cohort Study (ambos tratan sobre las habilidades cognitivas de los niños británicos).


Los resultados del estudio muestran que hay 1) una relación negativa entre
razonamiento abstracto y las ideologías conservadoras, y 2) una relación positiva
entre estas y los prejuicios contra los homosexuales. [Hodson y Busseri, 2012]


El análisis de los datos apoya la hipótesis inicial: las habilidades cognitivas desempeñan un papel substancial en los prejuicios sociales así como en la probabilidad de apoyar ideologías conservadoras. El efecto es lo suficientemente fuerte como para que la relación entre la inteligencia general infantil y las actitudes racistas en la vida adulta (esto no implica que los prejuicios sean explicados solamente por la inteligencia, naturalmente) se mantengan con independencia de la educación y el status socioeconómico.


ACT. Razib Kahn tambien comenta el artículo. Su punto de vista es interesante porque se trata de un conservador social con un perfil marcadamente "científico" y racional (es decir, no parece el tipo de persona que rechaza las conclusiones "desagradables" de las ciencias humanas, si son ciertas). En general, es un comentario bastante receptivo. Como es de esperar, menciona las reservas de Jonathan Haidt sobre los “prejuicios” liberales (progresistas) de las ciencias sociales y recuerda que otros estereotipos y prejuicios (no analizados en este estudio) son también frecuentes en los progresistas.



ResearchBlogging.orgHodson G, &; Busseri MA (2012). Bright minds and dark attitudes: lower cognitive ability predicts greater prejudice through right-wing ideology and low intergroup contact. Psychological science, 23 (2), 187-95 PMID: 22222219