1 sept. 2011

Richard Dawkins: La teoría de la evolución debería enseñarse a niños mayores de 5 años

Richard Dawkins es un peligroso radical que desearía que a los niños se les enseñara la verdad. A mediados de este mes se publica su último libro, en principio dirigido a un público joven, The magic of reality. Esta obra hace una temeraria propuesta: cuando un niño pregunta de dónde venimos, lo más razonable es contarle la verdad. La respuesta está en la ciencia natural, no en los mitos, o en la magia:

Me gustaría argumentar que la verdad de la evolución es más interesante y más poética, incluso más divertida, que el mito, o cualquiera de los cientos de mitos sobre la creación que hay alrededor del mundo. Y, quizás sorprendentemente, la evolución puede enseñarse de tal modo que sea más fácil de entender que un mito. Esto se debe a que los mitos dejan las cuestiones de los niños sin respuesta, o bien plantean más cuestiones de las que aparentan resolver. La evolución es una explicación auténticamente satisfactoria y completa de la existencia, y sospecho que es algo que los niños son capaces de apreciar desde una edad temprana. 

El problema es que los niños no pueden "apreciar" la verdad de la evolución si lo único que hacen los educadores es reforzar los prejuicios cognitivos favorables al pensamiento mágico y religioso (Kelemen, 2007) [PDF], que Dawkins parece no tener demasiado en cuenta. Así que la iniciativa de hacer obligatoria la enseñanza de la evolución para los niños, probablemente se encontrará con dificultades institucionales, procedentes de los escépticos religiosos que detectan un turbador "darwinismo ideológico" en la pretensión de explicar el mundo natural sin referencia última a un diseño divino, pero también con resistencias naturales no culturales, que paradójicamente no dejan de ser una consecuencia más de la evolución.