5 sept. 2011

Los “paraísos” sin estado existen

De hecho, el tipo de sociedades con gobierno mínimo o inexistente imaginadas por la izquierda y la derecha no son fantasías; existen realmente en el mundo actual en vías de desarrollo. Muchas partes del África subsahariana son un paraíso libertario. La región al completo es una utopía de los impuestos bajos, con unos gobiernos a menudo incapaces de recaudar más del 10% del PIB en impuestos, en comparación con más del 30% en los EE.UU y el 50% en partes de Europa. Más que empresarialidad desatada, este bajo nivel de impuestos significa que servicios públicos básicos como la salud o la educación se mueren por falta de financiación. La estructura física en la que descansa una economía moderna, como carreteras, tribunales de justicia o policía, no existe. En Somalia, donde no existe un gobierno central fuerte desde los últimos años 80, los individuos no sólo poseen rifles de asalto sino granadas y proyectiles, misiles antiaéreos y tanques. La gente es libre para proteger sus propias familias, y de hecho están obligados a hacerlo. Nigeria posee una industria del cine que produce tantos títulos como el afamado Bollywood de la India, pero las películas deben producir ganancias rápidas porque el gobierno es incapaz de garantizar los derechos de propiedad intelectual y evitar que los productos se copien ilegalmente.
Francis Fukuyama, The origins of political order (Pág. 13)