17 ago. 2011

Mejor una misa juvenil que un auto de fe


Asi como la claridad del Sol excede la de todas las Estrellas y Planetas, así la dignidad y oficio del Sacerdote Christiano excede a cualquier dignidad y potestad temporal, como lo dice San León. Y San Clemente, Papa, testifica, que decía el Principe de los Apóstoles San Pedro, que los Reyes y Emperadores debían obedecer a los Sacerdotes, y pensar, que besando sus sagradas manos, por sus oraciones son reconciliados con Dios: por eso dixo Dios al Profeta Jeremías: Yo te doy puesto sobre las gentes y sobre los Reynos; porque como dice Teodoreto, era Sacerdote, y de los Sacerdotes de Anatoth. Y de ese lugar prueba Inocencio III, que es mayor la potestad espiritual del Sacerdote, que la temporal de los Reyes, y lo mismo dice Bonifacio I, escribiendo al Emperador Honorio; y Gelasio I, al Emperador Anastasio; y el ferventisimo Martir Obispo San Ignacio, escribiendo al Pueblo de Smirna, le dice: Que en el primer lugar se debe la honra a Dios, en el segundo a los Sacerdotes y en el tercero a los Reyes.

Pedro de Ribadeneyra. Tratado de la religión y las virtudes que debe tener un príncipe cristiano (1595)