12 ago. 2011

El mito del “laicismo agresivo” en España

Según el último informe editado por Pew Research Center’s Forum on Religion and Public Life las restricciones a la "libertad religiosa" en el mundo han aumentado en los últimos años. Estas restricciones gubernamentales y hostilidades sociales contra las prácticas religiosas afectarían especialmente a cerca de 1/3 de la población mundial en el periodo 2006-2009.

Los países donde existen mayores restricciones gubernamentales (Egipto, Irán y Arabia saudita ocupan los primer lugares) y mayor hostilidad religiosa (liderados por Iraq, India y Pakistán) siguen siendo de mayoría musulmana.

Digan lo que digan los arzobispos, y anticipándose a lo que pueda anunciar el papa en su próxima visita a España, en nuestro país no existe "laicismo agresivo". España, de hecho, continúa perteneciendo al grupo de países donde las restricciones gubernamentales contra las prácticas religiosas son más bajas. España también aparece en la zona moderada en el índice de "hostilidad social" contra la religión (el informe no especifica qué grupo religioso sufre esta "hostilidad").

Un hallazgo interesante del estudio es que las restricciones sobre la religión son mucho más comunes en los países cuyas leyes prohiben la blasfemia, la apostasía y la difamación religiosa: "Aunque esas leyes en ocasiones son promovidas como un modo de proteger la religión, en la práctica sirven a menudo para castigar a las minorías religiosas cuyas creencias son consideradas poco ortodoxas o heréticas".

Finalmente, un defecto común de este tipo de estudios (financiado por la fundación John Templeton) sigue siendo su completa falta de referencia hacia los no creyentes. No hay mención alguna a las restricciones gubernamentales o a la hostilidad social dirigida específicamente contra los no creyentes en el mundo.