17 jun. 2011

El optimista racional

En nuestro entorno cultural no se suele confiar en la ciencia para abordar los temas realmente serios, y lo que llaman "periodismo científico" prefiere ocuparse de curiosidades y gadgets, pero no de visiones del mundo e ideologías. Para eso ya tenemos la religión, los poetas y los moralistas. Es más, si piensas que la ciencia sirve para describir y transformar la realidad de forma radical, lo más habitual es que te cuelguen la etiqueta de "cientificista".

El optimista racional, de Matt Ridley, editado en español por Taurus, es un ejemplo de escritura científica que se ocupa de un tema realmente serio: el progreso humano. El libro está salpicado de datos interesantes, que contradicen las opiniones sombrías sobre el curso de la humanidad en los últimos 200 años. Aquí hay sólo 10 ejemplos (no pretenden resumir el libro ni hacerle justicia):

– “Para mediados de este siglo, la especie humana se habrá expandido en diez mil años, de menos de diez millones a casi diez mil millones de personas.”

– “Desde 1800, la población mundial se ha multiplicado por seis y, sin embargo, la esperanza de vida es más del doble y el ingreso real se ha incrementado más de nueve veces.”

– “En 2005, comparado con 1955, el ser humano promedio en el planeta Tierra ganaba casi tres veces más dinero (corregido por la inflación), comía un tercio más de calorías de comida, enterraba un tercio menos de hijos y podía esperar vivir un tercio más de vida.”

– “La Organización de las Naciones Unidas estima que la pobreza se ha reducido más en los últimos 50 años que en los 500 años previos.”

– “Hoy, de los estadounidenses designados oficialmente como "pobres", el 99% tiene electricidad, agua corriente, retretes conectados al alcantarillado y un refrigerador; el 95% tiene televisión, el 98% teléfono, el 71% automóvil y el 70% aire acondicionado.”

– “Los aristócratas británicos eran 15 centrímetros más altos que el promedio en 1800; hoy son menos de 5 centímetros más altos.”

– “Hoy, 234 estadounidenses inocentes han sido liberados como resultado de estudios de ADN. 17 de ellos estaban condenados a la pena de muerte.”

– “En términos monetarios, la misma cantidad de iluminación artificial costaba 20 000 veces más en la Inglaterra de 1300 que en la de la actualidad.”

– “Una vela de sebo en 1800; más de seis horas de trabajo. Y obtener tal cantidad de luz de una lámpara de aceite de sésamo en Babilonia en 1750 a.C. habría costado más de 50 horas.”

– “Las cuatro necesidades humanas más básicas –alimentación, vestido, combustible y vivienda– han bajado de precio considerablemente en los últimos dos siglos.”