23 ene. 2011

Que los ateos y secularistas donen menos dinero a obras de caridad no significa que sean menos generosos que los creyentes, tal como advierte Tom Rees. La relación entre la generosidad y las creencias necesita ser estudiada con menos prejuicios.