16 sept. 2010

Alma hecha de carne

Para no chocar con algún chismoso censor de herejías, deberé abstenerme de toda consideración acerca de la división del alma y sus lugares, dado que hoy... encontrarás a muchos censores de nuestra muy santa y verdadera religión. Si escuchan a alguien murmurar algo sobre las opiniones de Platón, Aristóteles o sus intérpretes, o sobre Galeno con respecto al alma, incluso en anatomía, donde estas materias deben examinarse especialmente, inmediatamente juzgarán que su fe es sospechosa y de algún modo dubitativa sobre la inmortalidad del alma. No entienden que esto es preciso para los médicos si es que desean comprometerse debidamente con su arte.
- Andreas Vesalius (1514-1564) (Citado por Carl Zimmer)

La carne hizo al alma.
Vesalio fué un famoso anatomista de la universidad de Padua, cuna también de Pomponazzi y Galileo, y un héroe de la ciencia después de que su trabajo hiciera tambalearse el legado tradicional de Galeno. De humani corporis fabrica (1543), todo un atlas de la anatomía humana, le convirtió en el médico más conocido del renacimiento. La imagen que preside la portada de este blog se encuentra en este libro.

La obra de Andres Vesalio se sitúa tras una intermitente tradición de estudios anatómicos humanos, incluyendo las primeras disecciones de cadáveres humanos por los alejandrinos del siglo IV a.C Herophilus y Erasistratus, o las contribuciones de Mondino de Liuzzi (1276-1326), primero en organizar una disección pública. Hay que recordar que Galeno había trabajado anteriormente con animales, no con cadáveres humanos. Vesalio no pudo encontrar los tres ventrículos esféricos en donde los padres de la Iglesia situaban los espíritus animales, sede del alma racional. Como se desprende de este fragmento, probablemente el miedo al fervor eclesiástico impidió que el médico de Padua avanzase hacia hipótesis aún más avanzadas: Tal vez el "alma" no estaba en los "espíritus animales" sino en la inquietante y aparentemente caótica carne del cerebro.