17 may. 2010

La sensibilidad moral de los cuervos

Lo que los etólogos y primatólogos denominan "consuelo" (consolation) entre primates no humanos fue descrito por primera vez por De Waal y Roosmalen en 1979, al observar que ciertos individuos "bystanders" ("espectadores", "mirones") intervenían después de conflictos agresivos entre chimpancés, abrazando y tranquilizando a las víctimas. Con posterioridad, comportamientos de este tipo se han documentado también entre especies de no primates, incluyendo a perros, lobos y algunas aves. Se considera que el estudio de los mecanismos del "consuelo" animal es crucial para esclarecer el debate de la empatía y, en último término, para conocer las bases del comportamiento que nos atrevemos a llamar "moral".

Un grupo de investigadores austriacos, colaboradores de la Fundación Konrad Lorenz, ha estudiado el "consuelo" recientemente entre cuervos comunes (corvus corax) y ha publicado los resultados en PLoS ONE. Fraser y Bugnyar han llegado a la conclusión de que los cuervos comunes muestran conductas de "consuelo", empáticas, orientadas a apaciguar los conflictos violentos y aliviar el sufrimiento de las víctimas. Los autores sugieren que "los cuervos comunes son capaces de responder a las necesidades emocionales de los demás". Los cuervos no llegarían a "reconcilarse" después de los conflictos como los chimpancés, y el tipo de consuelo dependería de la intensidad de las relaciones sociales entre los individuos involucrados. 

Merece la pena añadir que, a la luz de estos hallazgos científicos, algunas conductas humanas recientes (dramáticas perversiones de lo que se conoce como "El efecto Bystander" o "El efecto espectador") parecen retrocedernos como especie mucho más atrás de la sensibilidad de los cuervos.


ResearchBlogging.org Fraser ON, & Bugnyar T (2010). Do Ravens Show Consolation? Responses to Distressed Others PLos ONE, 5 (5) : 10.1371/journal.pone.0010605