9 may. 2010

India no tiene nada que agradecerle a "Madre Teresa"

Nadie como el misionero simboliza el valor del humanismo heroico, del altruísmo indiscutible basado en las convicciones místicas, opuesto con frecuencia a la brutalidad y la inhumanidad de los conquistadores, los colonizadores, los capitalistas. Y nadie como Agnes Gonxha Bojaxhi ("Teresa de Calcuta", beatificada en 2003) para reunir el entusiasmo por la santidad, incluso entre las personalidades "laicas" occidentales. El aura de beatitud es tan poderosa que cualquier insinuación crítica parece casi tabú.

Pero en la misma India no todos comparten el fervor. Sanal Edamaruku (presidente de la Indian Rationalist Association; una asociación escéptica y racionalista con más de 100.000 afiliados) se queja, en la línea de Christopher Hitchens, de que Madre Teresa "ha dado un mal nombre a Calcuta, pintando a la bella metropolis india, interesante, vialista y culturamente rica, con los colores de la suciedad, la miseria, la desesperanza y la muerte."

La realidad es, sin embargo escandalosa. En las casas pequeñas, superpobladas y primitivas, muchos pacientes tienen que compartir la cama con otros. Aunque hay muchos que sufren tuberculosis, SIDA y otras enfermedades muy contagiosas, la higiene no preocupa. Los pacientes son tratados con buenas palabras y medicinas insuficientes (y a menudo caducadas), aplicadas con viejas agujas, lavadas en agua turbia. Se pueden escuchar los gritos de la gente con terribles heridas abiertas sin que su dolor sea aliviado. De acuerdo con los principios, los analgésicos fuertes no se suministran ni en los casos más graves. Según la extraña filosofía de la Madre Teresa, "partitipar en los sufrimientos de Cristo es el regalo más hermoso que puede recibir una persona". En una ocasión intentó tranquilizar a un paciente que sufría a gritos de este modo: "Estás sufriendo; esto significa que Jesús te está besando". El hombre enfureció y respondió gritando: "Entonces cuenta a tu Jesús que deje de besarme".


STOP The Missionaries of Charity aporta más información desde su grupo en Facebook. Este es el aspecto que presentaría, de acuerdo con esta página web, la "casa de los moribundos" dirigida por misioneros en Calcuta, una asociación que recibe millones de dólares cada año:


ACT. En el servicio de noticias Menéame sólo la movilización de los ultracatólicos (o de sus amigos, con 33 votos negativos) ha impedido, de momento, que esta noticia progresara a la portada. También habría que subrayar que las fuentes de información en este caso son tan fiables como Christopher Hitchens, que fué el único testigo llamado por el Vaticano (después de abolir la figura tradicional del "abogado del diablo") para presentar evidencias contra el proceso de beatificación y canonización de Madre Teresa, como los racionalistas indios que conocen las misiones sobre el terreno, o como antiguos voluntarios que han prestado su trabajo en Calcuta.