25 mar. 2010

Diseño Inteligente: R.I.P.

Después de las derrotas científicas y legales, la última batalla que le quedaba por perder al Diseño Inteligente es la cultural. La concesión del último premio Templeton a Francisco J. Ayala (dotado con la increíble suma de 1.2 millones de euros, por encima en este sentido del premio Nobel), un teísta moderado e infatigable crítico del Diseño Inteligente, certifica prácticamente el ocaso de este "movimiento" que aspiraba a reconciliar la ciencia y las fuerzas más conservadoras de la religión.

Lejos del apoyo de los principales focos conservadores de opinión (incluyendo los sectores más sofisticados del catolicismo) los militantes antidarwinistas deberán refugiarse en el cada vez más marginal y ultraconservador Instituto Discovery, un Think Tank abiertamente crítico con las posiciones de Ayala que tan a menudo enfurecen a los fundamentalistas.

De hecho, el posicionamiento de la fundación John Templeton sobre el llamado Diseño Inteligente ha sido tradicionalmente distante, como indican en su página web.

No apoyamos al movimiento político conocido como "diseño inteligente", el cual niega amplias áreas de conocimiento científico bien documentado dentro de la biología evolucionista. Por razones de política y en continuidad con nuestro status legal, no apoyamos o aprobamos movimientos de ninguna clase.

El premio a Ayala, justificado por la llamada al "respeto" mutuo entre ciencia y religión, también certifica el triunfo cultural de las tesis "acomodacionistas" de Stephen Jay Gould sobre los "dos magisterios" supuestamente separados de la ciencia y la religión. Una tesis absurda y fácilmente desmontable, a mi modo de ver, pero que -no cabe duda- demuestra una amplia rentabilidad social y económica.