23 mar. 2010

Caravaggio y el triunfo del naturalismo

La mayoría de los historiadores coinciden en que el antagonismo de la ciencia y la religión es una figura bastante moderna que no madura antes de que la ciencia se independice de la teología, y se defina propiamente el oficio de "científico" frente al del teólogo. Esto no ocurriría antes del siglo XIX. Pero el naturalismo de los pintores, a veces descalificado como impío, tiene mucho que ver con el de los filósofos.

Mediante la tensión entre el canon religioso y unos personajes demasiado humanos que se resisten a interpetar "correctamente" sus personajes, el universo tradicional, fuertemente monárquico e imbuído de sobrenaturalismo, transparenta en Caravaggio y sus seguidores un significado revolucionario: la teología es antropología. El pintor, considerado hoy el más influyente de Italia por delante de Miguel Ángel, se ha anticipado al filósofo.

 'Juan el Bautista' por Caravaggio (1571-1610)