3 nov. 2009

El origen y la función común de la comunicación madre-hijo en primates y en humanos

Las madres humanas no son las únicas 1 que se comunican con sus recién nacidos mediante un complejo repertorio de expresiones faciales y contacto corporal, un sistema ancestral de comunicación que los etólogos y psicólogos del desarrollo consideran relevante en la formación de las emociones sociales, especialmente la empatía.

Sarah Blaffer Hrdy promueve una hipótesis similar para los seres humanos. El vínculo materno y el cuidado infantil compartido, más que la guerra o la competencia, estarían en el origen del desarrollo de la cognición social humana y de nuestro éxito evolutivo.

Esto convergería también -en mi opinión, al menos- con el énfasis que últimamente ponen los filósofos morales en el origen no discursivo de la cognición: aprender no consistiría tanto en seguir normas basadas en el discurso argumentativo, sino en el reconocimiento de patrones basados en la imitación de prototipos. Patricia S. Churchland, en una estupenda contribución al Oxford Handbook of Philosophy and Neuroscience, 2 emplea este paradigma fuertemente naturalista incluso para tratar de explicar el mismo aprendizaje científico, rechazando la idea bastante común de que la ciencia se identifica con la búsqueda de "leyes naturales".

Si este video publicado por Cell Press no proporciona una evidencia de la singularidad moral de los primates (no humanos) y su parentesco con nuestra especie, no sé muy bien qué puede hacerlo.




ResearchBlogging.org1 Ferrari PF, Paukner A, Ionica C, & Suomi SJ (2009). Reciprocal Face-to-Face Communication between Rhesus Macaque Mothers and Their Newborn Infants. Current biology : CB PMID: 19818617

2 Patricia S. Churchland (2009). Inference to the best decision The Oxford Handbook of Philosophy and Neuroscience : 10.1093/oxfordhb/9780195304787.003.0017