15 may. 2009

Sociobiología de El padrino

Napoleon Chagnon es conocido sobre todo por su estudio sobre los Yanomamo que aparentemente muestra una inquietante relación positiva entre la eficacia biológica y la violencia estratégica: los guerreros y asesinos consiguen más esposas y dejan más descendencia que los demás hombres.

Los mecanismos sociales igualitarios que caracterizan a todas las sociedades sin estado -la mayoría de las conocidas por el homo sapiens- nunca han suprimido del todo la lucha por el prestigio y el sexo. Siempre hay "grandes hombres". Parece que el replicante más exitoso de nuestra especie es un descendiente de Mahoma, Moulay Ismail "el sediento de sangre", que consiguió dejar 888 hijos supervivientes, el rey de los zulúes tenía derecho a 100 mujeres y, aunque se discute la realidad del "derecho de pernada", lo cierto es que el uso señorial de las mujeres es corriente en nuestra misma edad media. La monogamia virtuosa es más difícil de mantener que los distintos estilos de poligamia, sobre desde la aparición de los excedentes en las primeras sociedades agrarias, cuando surgen nuevas oportunidades para los más audaces.

Pero ser un asesino no siempre tiene premio. Los waorani de Ecuador poseen la tasa de homicidios más elevada conocida de nuestra especie, pero de acuerdo con un estudio reciente [*] los guerreros más agresivos no tienen más éxito entre las mujeres que el resto. De hecho, nuestros sistemas sociales son lo suficientemente complejos como para encontrar diferentes formas de optimizar la reproducción. Esto es lo que se desprende del trabajo de Gregory Clark: debido a su afición a la guerra, las clases nobles inglesas eran menos eficaces dejando descendencia que la clase más pacífica de los comerciantes antes de 1800. Según Peter Turchin, los nobles son buenos reproductores en tiempos de paz, por ejemplo durante la era victoriana, pero sufren cuando las cosas se tuercen (por ejemplo, durante la guerra de las rosas).

Dicho de otro modo, los "grandes hombres" pueden ser muy audaces, pero no les conviene la guerra permanente. Esta es realmente la historia profunda de Vito Corleone, un mafioso benevolente y apaciguador -preocupado por evitar la guerra de clanes que arrastrará a su hijo Michael- que deja cinco hijos supervivientes para convertirse en padrino de una gran familia extendida, pero en permanente conflicto con el estado: la sangre es más espesa que el agua.

[*] Life histories, blood revenge and reproductive success among the Waroani of Ecuador, PNAS.

Hombre y mujer Waorani