21 may. 2009

La ruptura occidental

En tales sociedades heterónomas, la institución de la sociedad tiene lugar en el cierre del sentido. Todas las preguntas formuladas en la sociedad considerada pueden encontrar respuesta en las significaciones imaginarias, mientras que las que no pueden hacerlo son, más que prohibidas, imposibles mental y psíquicamente para los miembros de la sociedad. Esta situación, por lo que sabemos, sólo ha sido rota dos veces: en la Grecia antigua y en la Europa occidental (... ) La ruptura se expresa a través de la creación de la política y de la filosofía (de la reflexión). Política: puesta en cuestión de las instituciones establecidas. Filosofía: puesta en cuestión de los idola tribus, de las representaciones comúnmente aceptadas. En estas sociedades, el cierre del sentido se rompe, o por lo menos tiende a romperse. Esta ruptura -y la actividad de interrogación incesante que la acompaña - implica el rechazo de una fuente de sentido diferente a la actividad viva de los seres humanos. Implica, por tanto, la repulsa de toda autoridad que no rinda cuenta y razón y que no justifique la validez del derecho de sus enunciados (...) A este movimiento lo llamamos proyecto de una sociedad autónoma y, llevado a su cumplimiento, debe establecer una sociedad democrática.

- Cornelius Castoriadis, Iniciativa socialista, 38 - 1996 (citado por Gonzalo Puente Ojea)