6 may. 2009

Fe y razón

La fe no nos lleva más allá de la razón, como queda ampliamente demostrado por el hecho de que ni un sólo problema — ya sea científico, filosófico o socio-político — haya sido resuelto alguna vez o tan siquiera modestamente mejorado por la fe. Al contrario, la fe tiene una maliciosa tendencia a hacer de nosotros torpes simplones, a gastar nuestras energías, tiempo y recursos en actividades que no mejoran la condición humana, y que en el peor de los casos convence a la gente de que estrelle aviones contra rascacielos o de que organice “santas” cruzadas para masacrar al “infiel”. La fe no es una virtud, es algo que repudia a una de las pocas cosas buenas que tienen a su favor los seres humanos: un poco de razón.

- Massimo Pigliucci