30 mar. 2009

La (neuro)filosofía del futuro

Parafraseando a Feuerbach, el porvenir de la filosofía es la neurociencia, la neurofilosofía. En la era de las técnicas de neuroimagen que hoy permiten casi "fotografiar" el pensamiento, de la resonancia magnética funcional con la que casi podemos "visualizar tridimensionalmente el cerebro", las preguntas cartesianas (mente y cerebro como entidades independientes) pierden sentido. Pero nuestros conceptos siguen sin estar a la altura. Santiago Canals:
Actualmente estamos inmersos en una auténtica revolución tecnológica entorno a la ciencia en general y las neurociencias en particular. Disponemos de herramientas y métodos de análisis que hace años solo se podían imaginar. Sin embargo, en mi opinión, la revolución conceptual que hasta el momento ha acompañado a la tecnológica, es desproporcionadamente pequeña. Nuestra tarea ahora por tanto es materializar todo este conocimiento en una teoría o teorías cerebrales que traten de explicar el funcionamiento del órgano más complejo y misterioso producido por la naturaleza. No es algo que vaya a suceder mañana, pero sin duda sucederá.