7 feb. 2009

¿Puede sobrevivir la ciencia al marketing?

Después de leer este comentario en Somatosphere uno puede sospechar que no demasiado. Aunque se refieren en particular a la "colonización de la ciencia farmacéutica por el marketing", es probable que este tipo de análisis se ajuste a muchas otras áreas científicas fuertemente distorsionadas por intereses comerciales o políticos que incluso terminan generando entramados de presión de corte "estalinista".

Este trabajo de David Healey aporta datos especialmente dramáticos. Si el "gran Farma" realmente funciona, ¿cómo es posible que el índice de suicidios para esquizofrénicos se haya incrementado hasta diez veces y que la expectativa de vida para personas con enfermedades mentales haya aumentado globalmente en todo occidente [*]?: "Lo que estamos viendo no es lo que sucede cuando los tratamientos funcionan; no es lo que sucedió a los servicios de la demencia paralítica tras el descubrimiento de la penicilina".

[*] En mi caso, la primera noticia sobre sobre el pronóstico más favorable de la esquizofrenia fuera de las naciones occidentales procede del curso sobre antropología médica de la universidad de Deusto, y concretamente de Arthur Kleinman (Rethinking psychiatry. From cultural category to personal experiencie, The free press, 1988).

Fotografía: Expresión de la proteína Fabp7 en el cerebro de un ratón el día 16 de su vida embrionaria. Posible marcador biológico de la esquizofrenia.