20 feb. 2009

La enfermedad sagrada

No creo que la enfermedad sagrada sea más divina o sagrada que las demás, sino que tiene una causa natural (...) También creo que los primeros en considerarla sagrada eran el tipo de gente que ahora llamamos magos, purificadores, charlatanes y embusteros. Estas personas presumían de ser más piadosas y sabias que nadie e, invocando el carácter divino de la enfermedad, consiguieron ocultar su fracaso a la hora de ofrecer un tratamiento adecuado, por lo que la llamaron sagrada para ocultar la ignorancia de su naturaleza.

- Atribuído a Hipócrates

Lectura recomendada: The end of kuru