1 feb. 2009

¿Cuántas clases de cosas existen?

Un manual de física básica (Fdez. Rañada, Alianza Editorial) define la física como la ciencia que "trata sobre el comportamiento de las cosas que hay en el mundo". Desde este punto de vista parece que sólo la física puede decirnos realmente cuántas clases de "cosas" hay y de qué modo se comportan.

¿Qué pasa entonces con entidades que no son "físicas", como la cultura o la conciencia? El problema tiene que ver con el alcance de las predicciones científicas. Probablemente todo el mundo es físico en un sentido esencial -en el sentido de que no se ha probado la existencia de algo espiritual independiente, o "causa sui" como decían los escolásticos. Todo lo que "hay" son entonces partículas elementales: quarks, leptones, protones, electrones, neutrinos.

Pero ni siquiera la física puede hacer buenas predicciones partiendo exclusivamente de esta escala "elemental". A veces las propiedades macroscópicas de un sistema físico no se pueden deducir desde sus propiedades microscópicas. Ni siquiera la ciencia física es "monista". La perspectiva cosmológica, por ejemplo, convierte las galaxias en simples puntos, y el "tiempo de Planck" no coincide con el tiempo característicamente humano. Ocurre lo mismo con la biología. Los orgánulos no explican una célula, y la célula individual no predice el comportamiento del ser vivo. El genoma determina fuertemente mi "yo", pero no lo predice al completo.

Desde una perspectiva positivista, la existencia es un tema científico. Pero este supuesto sólo prohibe confiar en intuiciones "trascendentales", no abordar lo que existe desde categorías y escalas muy diferentes, a veces desafiantemente sorprendentes, como es común reproche contra el materialismo.