30 dic. 2008

Genopolítica

En el siglo XXI la ciencia no puede ser monástica y reservada, debe contar con redes sociales cada vez más amplias y mejor conectadas. Un ejemplo es James Fowler, del departamento de ciencias políticas de la universidad de California, cuyo sitio web es una ventana abierta no sólo al mundo académico sino al interés público.

Su próximo libro (Connected!), junto con Nicholas Christakis, tratará sobre lo que está pasando en Facebook, MySpace...

Uno de los aspectos más interesantes de su trabajo es la evolución de estrategias políticas como un rasgo probablemente natural, adaptativo y remoto. Nadie debería esforzarse más en intentar que todos seamos comunistas, libertarios o lo que fuera:
Hemos evolucionado un conjunto diverso de estrategias para tratar con diferentes medios, incluyendo nuestro propio medio social. Los progresistas tal vez nos ayuden más cuando necesitamos innovar, pero los conservadores tal vez nos ayuden más cuando estamos en peligro. Los "unionistas" (joiners) tal vez nos ayuden más cuando necesitemos cooperar para lograr algo, pero los "solitarios" (loners) tal vez nos ayuden más cuando la cooperación nos hace empeorar. De hecho, los últimos resultados sugieren que la diversidad puede estar profundamente interiorizada, y personalmente no me parece buena idea retocar eso. Además, pienso que la historia nos ha demostrado lo que sucede cuando nos ponemos a tocar esas cosas -¡no funciona!-.

[...Continúa en Cultura 3.0].