14 nov. 2008

Los intelectuales contra el "sentido moral"

¿Es lícito redistribuir no sólo las "oportunidades" sociales, sino también las partes del cuerpo para lograr una sociedad justa? De acuerdo con Citoyen, sí. Teóricamente:
Que crea que en principio la redistribución de órganos es aceptable NO significa que esté a favor de expropiar riñones. Para eso necesitaría un análisis de impacto de riesgo y de factibilidad.
La mayoría de las personas "corrientes" necesitarían sólo un poco de sentido común para rechazar una propuesta tan extravagante, pero los igualitarios sofisticados necesitan algo más: "análisis de impacto de riesgo y de factibilidad". De la misma forma, los anarcocapitalistas sofisticados necesitan una axiomática iusnaturalista para justificar el tráfico voluntario de órganos humanos.

El problema de la desconfianza intelectual hacia el sentido moral radica en que, justamente s
egún Marc Hauser y los nuevos filósofos morales influídos por Rawls y la analogía lingüistica, no somos criaturas "kantianas" o niños kohlbergianos capaces de razonar correctamente sobre los principios morales. Esto significa que las razones para la acción moral suelen permanecer ocultas para las personas corrientes, y a veces también para las personas con entrenamiento teórico especializado.

Por fortuna, la práctica moral no se basa en un racionalismo burocrático y vitalmente ineficaz, sino en experiencias reales arraigadas en la evolución natural y en las tradiciones culturales. En este sentido, traficar con órganos humanos choca con intuiciones casi "humeanas" sobre la entidad ética de los cuerpos, y expropiar órganos humanos choca con otros principios éticos y jurídicos bastante elementales, como el habeas corpus.

¿Es éticamente lícito el comercio voluntario de órganos humanos? ¿Se puede justificar en la libertad indivual? ¿Es éticamente lícita la expropiación de órganos humanos? ¿Se puede justificar en una teoría de la justicia como equidad? Es bastante probable que la mayoría de las personas consideren aberrantes estas cuestiones. Con franqueza, yo también. Pero los científicos podrían someterlas a prueba. A semejanza de los estudios sobre "trolley problems" y otros dilemas morales, los filósofos morales podrían probar las intuiciones de la gente en una muestra suficientemente variada, midiendo las variables sexuales, religiosas, económicas, intelectuales o nacionales.