24 oct. 2008

Condenados a creer

Pascal Boyer recopila en Nature algunas razones por las que los seres humanos acostumbran a creer en agentes sobrenaturales. Parece que algunas de éstas creencias son independientes de la cultura, aunque la mayoría cumplen una función social: sirven para articular comunidades morales formadas por individuos no relacionados genéticamente. Cuando la gente forma esta clase de comunidad está suscribiendo tácitamente afirmaciones no sustentadas en la evidencia empírica, lo que convierte a los agentes "sobrenaturales" (curiosamente preocupados por los asuntos morales humanos) en entidades socialmente plausibles.

A veces las nuevas ciencias de la religión transmiten una sensación de exagerado derrotismo sobre los partidarios de la secularización. Cuando se trata de la disyuntiva entre racionalismo puro y algún tipo de creencia, es probable que estemos "condenados a creer", pero éste criterio admite muchos grados, desde El Vaticano a la "sociedad sin Dios" escandinava. Además, como anotan en Gene Expression, los argumentos de Boyer sirven para entender los fundamentos sociales y cognitivos del sobrenatualismo, no tanto los de las religiones positivas, históricas.