15 sept. 2008

Sobre el origen de Darwin

Ante el 150 aniversario de la publicación de El origen de las especies, la iglesia de Inglaterra ha tomado la decisión más inteligente. Y no tanto por pedir perdón retrospectivamente, sino por la iniciativa de divulgar públicamente las relaciones que Darwin mantuvo con la iglesia anglicana, así como de la ciencia y la religión en general.

Los anglicanos logran así una importante ventaja en dos frentes simultáneos de la "guerra cultural". Por una parte, tratan de ganar al propio Darwin para su causa, al explicar los orígenes del evolucionismo científico en la cultura anglicana. Como es sabido, Darwin iba para clérigo en Cambridge antes de consagrarse al naturalismo, formó una familia anglicana tradicional y fué enterrado a su muerte en la abadía de Westminster, cerca de Isaac Newton, tras un funeral de estado. Por otra parte, esta iniciativa de los anglicanos propina un golpe directo contra la demonización ultraconservadora de Darwin, y contra la mala ciencia y la charlatanería creacionista en alza también en el Reino Unido.