24 jun. 2008

La teoría de la evolución cumple 150 años

El próximo día 1 de julio se cumplirán 150 años desde que la teoría de la evolución por selección natural fuera presentada al público por primera vez, en 1858. El evento tuvo lugar en la Sociedad Linneana de Londres, y consistió en una lectura pública de los trabajos de Darwin y Wallace en la que estos estuvieron ausentes. Alfred R. Wallace aún se encontraba en el archipiélago malayo, donde trabajaba coleccionando especímenes naturales para su venta y estudio, y Darwin permanecía en duelo por la muerte de su joven hijo Charles.

Es curioso recordar las circunstancias del descubrimiento paralelo de la selección natural. Wallace era un naturalista impetuoso, de orígenes humildes, y que tuvo que desempeñar oficios prácticos para desarrollar su carrera científica. En contraste, Darwin procedía de una familia ilustre, recibió una educación universitaria y siempre pudo llevar una vida desahogada. Wallace necesitó una convalecencia por malaria para reflexionar sobre las consecuencias evolucionistas de la enfermedad, mientras que a Darwin le bastó un camino de arena en el jardín para dar forma definitiva al decubrimiento. El ocio aristocrático y la malaria resultaron ser dos grandes contribuyentes a la ciencia moderna.

Según Robin McKie, El origen de las especies, publicado un año después de la conferencia en la sociedad linneana, fué el primer texto científico deliberadamente concebido como divulgación popular. Esto es algo discutible, ya que los antiguos académicos siempre distinguieron las obras esotéricas y las exotéricas, concebidas para el público en general. Incluso puede discutirse que los mismos Principia de Newton pertenezcan a este segundo tipo. Al fín y al cabo Newton también incubó las ideas sobre la gravitación universal durante varios años en Cambridge, y la publicación de la obra sólo tuvo lugar gracias al último estímulo de Hooker o Halley. Lo que sí se puede afirmar es que buena parte del impacto cultural de El origen procede de la literatura deliberadamente divulgativa y provocadora de Darwin, verdadero origen de la revolución naturalista al criticar explícitamente la "creación especial" de las especies y comenzar a sugerir un origen común del ser humano y el resto de los animales (un "peligroso" paso que Wallace no completó del todo).

En febrero de 2009 se celebrará el 200 aniversario del nacimiento de Charles Darwin.