22 may. 2008

Relativismo de derechas

Una de las características ideológicas del socialismo blando y escénico en el gobierno es precisamente el relativismo contra el que se posicionó Rosa Díez en su histórico discurso. Pero este "cambalache" no es ni mucho menos un patrimonio de la izquierda. Como Zapatero, piensan también algunos liberales (de los que "no se resignan", me refiero) que deben tolerarse "todas las ideologías". Da igual que se describa como sano progresismo o como actitud liberal, ambas expresiones describen el mismo fenómeno:
Una persona puede tener opiniones morales completamente repulsivas para la mayoría. Puede ser homófobo, judeófobo o anticlerical, posturas morales que personalmente encuentro repugnantes. Sin embargo, eso no impide que al mismo tiempo se pueda ser liberal, precisamente porque el liberalismo no es una doctrina que pretenda regularlo todo, como pueda ser el socialismo.
De acuerdo con los relativistas de derechas, pueden haber antisemitas que sean además leales ciudadanos e impecables liberales. Todo depende de que sus "repulsivas" ideas permanezcan en el recinto de sus conciencias. Lo que rara vez sucede, por supuesto. Quizás Herrera prefiere ignorar que las ideas tienen consecuencias, y que ninguna sociedad políticamente organizada puede definirse por tolerarlo todo, como de hecho no se define. Pero resulta que según este episódico liberalismo, las leyes contra la sodomía y contra el antisemitismo ¡vienen a ser lo mismo!...leyes socialistas que pretenden regularlo todo.

Parafraseando a Burke, lo único que se necesita para que triunfen los antiliberales es que los liberales no hagan nada.