14 may. 2008

No estamos solos

Per dirla con san Francesco, se consideriamo le creature terrene come "fratello" e "sorella" perché non potremmo parlare anche di un "fratello extraterrestre"? Farebbe parte comunque della creazione.

- José Gabriel Funes. Vïa El Mundo (Gracias, Freman).

Que conste que el Padre Funes lleva parte de razón. Seres vivos "extraterrestres" serían muy afines a nosotros en el improbable caso de que su constitución material fuera similar a la que conocemos, y en el caso de que hubieran evolucionado también mediante el mismo proceso físico de selección natural -un argumento que establece Dawkins al inicio de El gen egoísta-. Ahora bien, ¿consideraríamos "hermanos" naturales nuestros a los habitantes de otros planetas con los que no compartimos un antecesor común?

La biología evolutiva surge históricamente de la teología natural cristiana. En este sentido, la orgullosa narrativa de la salvación cristiana puede transformarse en la concepción de una vida "maravillosa" universal basada en una bioquímica local. También Kant se planteó un problema similar al cuestionarse cómo afectaría la posibilidad de seres extraterrestres a una fundamentación que suponía "trascendental" de la razón pura y práctica. Dawkins en la biología, Kant en la razón moral y el Padre Funes en el teísmo evolucionista coinciden en algo importante: todos son trascendentalistas, es decir, antinaturalistas.