22 abr. 2008

Día de la tierra

Dos fragmentos de Consilience. La unidad del conocimiento, el libro publicado por E.O. Wilson en 1998:
Creo que en el proceso de localizar nuevas avenidas de pensamiento creativo llegaremos también a un conservadurismo existencial. Vale la pena preguntarse repetidamente: ¿dónde están nuestras raíces más profundas? Somos, a lo que parece, primates catarrinos del Viejo Mundo, animales emergentes brillantes, definidos genéticamente por nuestros orígenes únicos, bendecidos por nuestro genio biológico de reciente origen, y seguros en nuestra patria si así lo deseamos.

(...) También llegaremos a comprender el verdadero significado del conservadurismo. Con este término trillado y confusionario no me refiero al liberalismo mojigato y egoísta en el que gran parte del movimiento conservador se ha hundido últimamente. Me refiero a la ética que aprecia y sostiene los recursos y las instituciones que se ha demostrado que son mejores de una comunidad. En otras palabras, el verdadero conservadurismo, una idea que puede aplicarse a la naturaleza humana tanto como a las instituciones sociales (...) Si acabamos renunciando a nuestra naturaleza genética frente al raciocinio ayudado por las máquinas, y si también renunciamos a nuestra ética y nuestro arte y nuestro significado mismo, a cambio de un hábito de divagaciones despreocupadas en el nombre del progreso, imaginándonos como dioses y absueltos de nuestra antigura herencia, nos convertiremos en nada.